lunes, 30 de agosto de 2010

MI BEBE


Ver un bebé y no emocionarte.., no puedo creer que suceda, esos niñitos, indefensos, tiernos, a veces colèricos e irascibles, hasta no poder encontrar la respuesta coherente que nos digan por que gritan tanto!!!.-

Alguien imagino alguna vez, cuando se entero que estaba en el paso grandioso de ser padre... madre...???????? que comenzaba la felicidad mas grande y el desaliento lindando con la depresión de la madre por primera vez?.-.

Recordando el momento de la gran noticia, y los primeros meses que para mi fueron seis meses no tres como dicen de asentamiento del "BEBE" , teniendo terribles nauseas y vómitos asquerosisimos que me hacìan llorar y retorcer del tremendo asco que me causaba.-

No lograba amigarme con los olores que antes me fascinaban, por ejemplo los jabones, cambien una y otra vez diciendo que feos que vienen, y asì una y otra vez hasta agotar el sueldo y sin encontrar la solución, siempre con nauseas y arcadas y enojos terminando tirada en la cama desarmada y pensando, que tiene esto de bello ? que me ira a pasar mas adelante?.-

Ni pensar en que alguien fumara a mi lado, no soportaba olores ricos, y todo a causa del bebe!!, que comenzaba a crecer, y yo a engordar.

Me ponía sensiblona, me veía fea, ancha, mi pelo se notaba como marchito, de tanto orgullo que tenía, no quería ni mirarme al espejo, ni hablar de usar mis jean, no me entrabannnn!!!.

Y así pasaron los meses hasta el día esperado, fue tremendo, no solo me banque todo el proceso de dilatación que no conseguí, mi doctor decía todo va bien, yo me retorcía de dolor, hasta que pasadas unas cuantas horas, nos anunció a mí y toda la familia que estaba a mi lado, que debía hacer cesárea. Ni piensen que me sentí mejor, noo, pero ante tanto sufrimiento pensè para mí, si cuanto antes me saquen esto mejor. Ya no pensaba en el bebe solo sentía que esa niña me estaba exprimiendo y se hacía notar. Me venció.

Llegué a la sala, me pusieron una linda inyección y se acabo el dolor, unos mimos verbales de los médicos y enfermeras y lloró, ella no saben como lloraba, hasta el día de hoy sigue llorando y consigue todo lo que le queremos dar y mucho mas.

Como todas las madres, les termino diciendo, que tengo una hija ya de seis años, maravilloso ser, un regalo que no pensè y fue sorpresa total, descubro cada momento a su lado, el crecimiento interior, su ternura, y que a pesar de no ser la mas experimentada de las madres, me regala todo su amor y soy para ella la mejor mamá.-

ronni




No hay comentarios:

Publicar un comentario